Pasa el año y somos más libres

Acaba el año, he hecho tantas cosas, me he abierto a tantos mundos, que han hecho más humilde el que vivo. He vivido mejores esperanzas que han hecho del mundo que viene más digno. He soportado la presión del juicio final y creo que va evitarme el par de tortas que les debo a unos cuantos. Sobrevivo a pesar de la basura que han dejado en mi calle. Sobrevivo a mi pasado con acierto. No tengo apellidos en ningún grupo, son los de mi familia y punto. Es difícil crear comunidades de mujeres y hombres libres. Siempre aparece un tecnócrata del nacionalismo, de la fe, de lo que sea, a organizar urgentemente un movimiento de resistencia porque esto es el fin. Esa guerra sorda, (vaya favor que nos has hecho Matriz) entre fuerzas iluminadas, en posición de ejércitos de salvación, hipotecan nuestro futuro a un futuro que espero que no se de. Por eso emerge mi opinión en la Internet. Mientras me dedico a mis proyectos, quiero dejar constancia de que existimos. Si no nos ven en sus cuevas no es porque no las conozcamos: hemos decidido cumplir con nuestras obligaciones, no con las que otros nos imponen. Libres, si pero no imbeciles. Y espero que crezca esta fuerza y que emerja un lugar en el mundo para los que sabemos poco, casi nada, de cómo salvar el mundo. Espero que seamos cada vez más los que salvamos cada minuto haciéndolo nuestro. Si ese, el que ahora vivo, no el que viene. Por eso es tan difícil luchar contra las sectas o lobbys. Esos si que tienen planes para mañana destrozarnos a los que estorbemos. Ahora, tenemos, por fin herramientas que nos permiten comunicarnos sin tener que perder el tiempo. No tenemos tiempo para formarnos en un ideal, no tenemos tiempo para realizar planes para imponerlo, no tenemos tiempo para reaccionar contra los que se suponen que son nuestros enemigos. Ahora si que podemos usar las palabras para trasladar nuestros deseos y pensamientos. Tengo que estar callado ante la venganza de los que tienen el poder para hacerme daño. Pero puedo abrir espacios para que esa venganza sólo tenga efectos puntuales sobre mi vida, no sobre mi pensamiento. Eso lo hacen en China, en Cuba, en Venezuela, en USA, en… todo lugar y momento.
Puedo sufrir el mobbing, campañas de descrédito, puedo vivir presionado por descalificaciones personales, pero puedo animar la nueva frontera de libertad que se nos abre delante de nosotros. Progres, conservadores, salvadores de pacotilla, lobbys económicos y de intereses inconfesables, todo ello tiene demasiado espacio para actuar. Pero he ganado, con otros, espacios de libertad inimaginables. Puede que haya un cambio de tablero, que dejemos de seguir jugando al ajedrez y pasemos a otro plano donde no haya movimientos sino hechos realizables, posiciones ganadas e irrenunciables. Nos hemos adelantado a los miserables, hemos llegado los primeros, como siempre. Quien quiera cerrar el grifo, puede. Pero sólo un tiempo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s