La patria de cada hombre es su infancia

Es curioso. Nacer a orillas de una ría gallega, vivir una infancia dorada (Rilke dice que la patria de cada hombre es su infancia) y disfrutar una vida que puede ser la envidia de los new age ecologistas, es un regalo que, sin merito por mi parte, pude disfrutar sin temor y temblor.
Lo digo con conocimiento de causa. No hay nada peor que darse cuenta de que fue un regalo y, como tal, cuando desapareció para irme a tierras navarras, me di cuenta de que, hasta que punto, la felicidad es prestada cuando no puedes elegir.
Fue en esas tierras navarras, sin más relación con ella que la que nos dio el día a día, donde me metí de lleno lo que en Galicia no eran más que ecos lejanos.
Conocí el enfrentamiento entre dos ideologías extremas. La abertzale (no sé si se escribe así) y la de extrema derecha. Deberíamos estar preocupados, a esa edad, de lo que meses antes eran mis aficiones: ciclismo, tenis, natación, fútbol, la pesca, etc. Todo ello financiado con la empresa de lavacoches que nos inventamos mí querido Luís de la Sota y yo.
Pues no. Por un lado prohombres del tardo franquismo buscaban entre nosotros vocaciones para no se que grupo. Mientras, mis nuevos compañeros de clase iban después de clase a las manifestaciones a favor de la autodeterminación del pueblo vasco.
Pude haberme vuelto loco, sin duda, si no fuese por las huidas a mi tierra en vacaciones. Llegaba y me esperaban las bicicletas, las playas, las chicas, los bailes, la pesca, el tenis y etc. Esos meses eran verdaderas terapias de desprogramación. Cuanta gentuza sin raíces ni vida propia puede trasladar sus frustraciones a otros con toda impunidad.
Una de esas idas y venidas a mi tierra fue especialmente dichosa.
Hay una especie de rito de iniciación para un gallego adolescente que pasa por conocer uno a uno todos los manjares de su tierra. Uno de ellos es ese vino peleón de uva catalana, tinto, que mancha lo que toca de por vida y que sólo se puede beber frió, en tazón de porcelana blanca y que lastima al paladar sino se le acompaña de sabores más fuertes como una empanada de xouvas con pan de maíz. Esa combinación se puede probar muy lejos de Barrantes, pero que muy lejos. En medio de Terra Chá, donde muchos gallegos curaban la tuberculosis.
Otros aún parece que están llegando, tarde y mal, a esos ritos. Me relatan uno no sé qué de ir y venir a no sé que lugar.
Puestos a pedir, mejor un vino joven de el país, blanco y afrutado. Un momento, la merienda, otro rito iniciatico fundamental. Un bizcocho de huevo. Cortamos una rodaja, la posamos en el plato y lo empapamos con ese vino blanco. Si después de eso no se cree en la existencia de Dios, es que no se esta preparado para el cielo.
Pues así es la vida. Un rosario de momentos excepcionales que nos mantienen las esperanza. Si una vez ocurrieron, se hicieron realidad sin merito por nuestra parte, es muy probable que se repitan. No va a ser hoy ese momento porque se han inventado un vino en medio de mi tierra y lo han tomado con bacalao de las aguas frías del atlántico norte. Siempre han dicho de nosotros que somos retorcidos. Creo que, sí damos este ejemplo, lo dicen con razón.

Anuncios

3 Comments

  1. vin o teu comentario no blog de Enrique Dans, e coméntoche que xa se nota que non eres nacionalista, cando nen respetas os topónimos galegos(o PPdG de Fraga non se atreveu). La Cañiza, La Guardia…

    Nen creo que sexas paleto por terte adicado á música tradicional galega, eu vivo nunha cidade e non me dá nigún galón ou categoría, en Madrid tamén te consideras de provincias?

    Falando de viños, o mellor viño galego o godello, xa verás co tempo a súa repercusión internacional

    1 saúdo, comprende que coma nacionalista galego e galego sen complexos teña que contestarche

  2. No tengo complejos por ser gallego. No sé gallego y por eso no puedo hablarlo o escribirlo. Por eso los toponimios los uso en Español que es como los sé. No se como se escribe Cañiza o Guardia en gallego.
    No soy nacionalista entre otras cosas porque no creo que nacer en un sitio lo tenga que tratar como una condena peor que la carcel. Soy gallego y eso no me hace sentirme ni diferente ni mejor ni peor que nadie. Es algo que, como sabes, no he podido elegir: fueron mis padres los que si eligieron vivir en Pontevedra, no yo. No creo que insistir sobre el hecho del nacimiento de uno sea necesario para encontrar la felicidad, que espero que sea lo que todos buscamos.
    He visto muchos lugares y personas. Me hubiera gustado haber o nacido o vivido en ellos. No creo, sinceramente, que ser gallego sea tan importante. Es algo que no determina o no debe determinar nuestras vidas.

    Sobre lo de ser paleto, es algo que llevo a gala. No soy un pijo de moqueta. He vivido en medio de la naturaleza a la vez que pude tener acceso a toda la cultura que quise en medio de Galicia.

    Soy paleto porque un año vivi en Pamplona y los vascos se reían como mi acento.

    Soy paleto porque me costo adaptarme a la vida de Madrid porque echaba de menos mi rincón de mar y monte.

    Pero no lo soy en el sentido de que no veo más allá de donde nací. Te sorprendería saber que las mujeres y hombres que más han contribuido a la felicidad de la Humanidad, lo primero que tubieron claro es que sus raíces son sólo una parte de lo que son y no siempre la más importante.

    Si quiero pedirte un favor: no creo que el nacionalismo sea un motivo para distanciarnos como personas. No creo que tengas que tener prejuicios sobre todos los gallegos que no ejercemos de nacionalistas. No puedo evitar ser gallego: nací donde nací pero eso no me condena a ser más o menos persona.

  3. Algún día, sin prisas pero sin pausas, me explicas la alternativa liberal a la dictadura de los partidos. Ei. Si puede ser.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s