Seguridad y silencio


Están dentro. Después de muchos intentos lo han conseguido. Lo saben cuatro tras ver las pruebas. Pasados dos meses alguien da una pista y aparece una red de arrastre. Millones de usuarios reciben el mismo aviso. Unos miles siguen las instrucciones. Ahora sólo hay que recoger las capturas. Cientos de euros que llegan a las cuentas de los dueños de los barcos.
Están dentro. Después de muchos intentos lo han conseguido. Lo saben los dos que tienen en sus manos la decisión. No serán civiles. Comprometerán un servicio esencial y poco defendido. Los aliaos del dios de la guerra habrán ganado un paso más para rearmar a los que piden el dialogo y la negociación. La seguridad no es más que un problema de oportunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s