Pero hay algo que hoy me importa más.

El poder ver a Leonard Cohen recogiendo el Príncipe de Asturias. Que quede claro que, puestos a discutir, es más cómodo y correcto ser republicano. Aceptando el prestigio del premio, el ver cómo Leonard Cohen lo recibe emite un rayo de esperanza sobre estos días de crisis y etarras perdonándome la vida.

Recuerdo horas y horas, a lo largo de mi vida, disfrutando de su música, de sus canciones-poemas, mientras leía, trabajaba o contemplaba la vida pasar. A veces creo que hace unos años la vida tenía otro ritmo, más humano, otros horizontes, más alegres y otras ilusiones, más reales, que ahora.

El tiempo de ahora es de acero, de brillo de navaja, de usureros, de exceso de normas, de vivir al día sin poder tener margen para decir que sí a la vida, al amor y a la creencia en lo trascendente, al más allá. Antes, y no es melancolía de todo tiempo pasado fue mejor, no hace muchos años, creíamos poder traer algo del Cielo a la Tierra.

En mi ideario no se encuentra nada que tenga que ver con volver a ese pasado. Se trata, más bien, que tenemos épocas tan admirables como otras del pasado donde la Humanidad parecía preocupada por la libertad y el Bien. Ahora el gran motivo de  todos y de todo es conocer a costa de qué y de quién nos hacemos con más dinero.

Eso me recuerda que los ultraconservadores están ahora pasándose en tromba a defender el liberalismo más cainita.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s